miércoles, 18 de febrero de 2009

Il·lusionisme

El Partido Popular Obamista de Cataluña ha votado en contra, junto con el tripartito socialnacionalista que gobierna la Generalitat, de la enmienda que Ciudadanos había presentado en contra de la Ley que suprime el Defensor del Pueblo en Cataluña.
Frente a la coherencia que debería regir en un partido que se dice de carácter nacional y que defiende los intereses de la Nación y el Estado de Derecho (y bla bla bla), Alicia Sánchez Camacho da su apoyo al proyecto de Ley del Síndic de Greuges, que desarrolla un artículo del Estatut que el Partido Popular ¡recurrió al Tribunal Constitucional!
Sin entrar a valorar la inconstitucionalidad del artículo 78 del Estatut, es acertada la valoración que Albert Rivera ha tenido en el debate parlamentario sobre la posición del Partido Popular de Cataluña: "(...) tienen razón con el recurso al Tribunal Constitucional, en este tema. No entiendo que recurran el artículo del Estatuto y apoyen su desarrollo en el Parlamento autonómico de Cataluña".
Desde que Alicia Sánchez Camacho posó frente al póster de Obama y la palabra il·lusió, poco ha tardado en mostrar el engaño. No es il·lusió, es il·lusionisme. La magia de, por ejemplo, David Coperfield o Juan Tamariz, más vale no intentar comprenderla y quedarse maravillado del espectáculo. Frente a estos trucos chapuceros de propaganda simpática, tampoco merece la pena comprender... ¿pero comprenderán los analistas arriolistas por qué no despegan en las encuestas?