viernes, 20 de febrero de 2009

Endesa berlusconiana

Zapatero, con Sebastián como jefe de un inútil gabinete económico que parece estar por encima de todo un Ministerio de Economía y Hacienda, con el ninguneado Pedro Solbes a la cabeza, quiso un campeón nacional energético con la adquisición de Endesa por parte de Gas Natural, participada por La Caixa del Tinell, ésa que perdona deudas milmillonarias a partidos de la cuerda.
Muchos ríos de tinta devenidos en océanos corrieron con ese empeño personal de Z. para convertir Endesa (decía) en un campeón nacional de la energía, empeño fracasado por la tozudez de Pizarro, que se negó a que el dinero invertido de los accionistas estuviese en la timba de la bodeguilla.
Y ahí entró E.On, con una oferta acorde al valor de la empresa, un coitus interruptus para Gas Natural, pero no para el empeño monclovita de, sí o sí, salirse con la suya, aunque ni él mismo supiera cuál era ni sus consecuencias.
La consecuencia es que Enel va a adquirir Endesa. Y Enel está controlado por el Estado Italiano, con un 30% de sus acciones. El Primer Ministro es ese señor de la sonrisa acartonada llamado Berlusconi. Berlusconi, ese señor de quien Zapatero decía que le envidiaba, ese admirador de José María Aznar, controla Enel, ergo...
Es lo que pasa por jugar al quimicefa con la economía de libre mercado: que los amiguismos, pactos e intereses sebastianianos saltan por los aires. Endesa ha pasado de ser un campeón nacional de la energía a ser un campeón berlusconiano.
Una pregunta a expertos: ¿Dejarán los estados iberoamericanos, donde Endesa tiene una posición muy importante, que un estado (el de la Italia berlusconiana) controle la más importante compañía privada energética de esos países? Zapatero lo ha permitido en España, ¿Los demás?