sábado, 24 de octubre de 2009

Aborto, demagogia y la izquierda que se sale

Una de las cosas que ha conseguido la exitosa manifestación del 17-O a favor de la vida y en contra del aborto ha sido que la izquierda denomine a los pro-vida "antiabortistas", y ya hablan de "derecho al aborto", y no ese eufemismo engañoso de interrupción voluntaria del embarazo. Ahora la batalla de la izquierda, la de la demagogia, se centra en tildar de hipócrita al Partido Popular por no hacer nada frente al medio millón de abortos que se produjeron bajo el gobierno Aznar.
Ya comenté aquí que en este país (a pesar de la oposición inicial de Alianza Popular) se produjo un cierto consenso en materia de aborto al despenalizar los tres supuestos y el cuarto que posteriormente se añadió (y que se ha comprobado que es un agujero en que todo cabe). Zapatero y Pepiño han diseñado una estrategia de confrontación con la derecha conservadora-liberal y especialmente contra los católicos (los que son católicos y no contra los que se dicen católicos, v.g. Pepiño y Bono), con la aprendiz de flamenco Bibí Aído como parapeto, para extender, como siempre, una densa cortina de humo que oculte el fiasco que supone el actual gobierno, especialmente contra la crisis que tan tercamente se empeñó en ocultar.
Acusar al Partido Popular de no haber hecho nada cuando bajo su gobierno se produjeron medio millón de abortos retrata de manera velazquiana la catadura moral de los socialistas: ¿Es hipócrita mantener una ley en torno a la cual, con el paso de los años, se ha conseguido un consenso? El Partido Popular no están en contra de que sigan despenalizados los tres supuestos básicos por los que una persona puede abortar sin temor a ir a la cárcel (yo apostaría por borrar el cuarto supuesto, el del daño psicológico, excusa de actuación para morines, carniceros varios y personas ya dañadas psicológicamente anteriormente), sino de que el aborto se considere un derecho, no ya de los padres (hombre y mujer), sino de la mujer, apartando al padre de cualquier responsabilidad. O eso es lo que quiero creer del Partido Popular.
(Por cierto. Si apartan al padre de la responsabilidad sobre el futuro de su hijo ¿No será el próximo y lógico paso de la izquierda excluir al padre de la educación y, por lógica, de la manutención de sus hijos?)
La extrema izquierda, sólo un milímetro más que el PSOE zapateril, ha pedido al gobierno que se amplíe el plazo para abortar libremente hasta las 22 semanas. No se sabe si, a cambio, darán su apoyo a los presupuestos generales. La extrema izquierda, representada por IU y ERC, que tienen que extremarse antes de que el PSOE se les adelante y les fagocite. Gaspi y 'mueraelborbón' Tardá está que se salen... quizás para no salir del hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo las próximas elecciones.