domingo, 18 de enero de 2009

Llega Obama

Queda un día para que Barack Obama sustituya a un Bush con la popularidad por los suelos. Y quedan unos cuantos más para saber si realmente va a ser el presidente del Yes, we can o una víctima más de la propaganda desmedida.
Contentar a la progresía europea con el lógico cerrojo a Guantánamo va a resultar muy fácil y va a llenar portadas de periódicos y hasta un reportaje de Informe Semanal. Después de eso, habrá que ver cómo gestiona la patata caliente de Iraq, si desmantelará la presencia del ejército americano dejándolo en manos de los radicales el país, a fin de que se convierta en una dictadura teocrática como Irán; cómo gestionará el gravísimo conflicto entre Israel y los terroristas palestinos (con el lobby judío neoyorquino presionando a la Secretaria de Estado Hillary Clinton); cómo gobernará para poner orden en la economía estadounidense y un largo etcétera. En definitiva, si gobernará amparándose en la campaña propagandista como un presidente europeo que le ha recomendado dinamismo, o si gobernará como un presidente responsable de la primera potencia del mundo, con todas las cargas que ello conlleva.


Hay mucha incertidumbre respecto a Obama, pero no sólo desde la derecha, también desde la izquierda. Obama, convertido en icono, no deja de ser una incógnita. Será un desastre para la derecha si finiquita el libre mercado y si practica el dialoguismo zapateril con los dictadores y pseudo dictadores caribeños. Será un bluf para la izquierda si practica políticas alejadas del discurso hueco de su candidatura y se abraza al pragmatismo que impone un cargo de semejante calibre sin olvidarse de las bases de la primera economía del mundo.
De Obama lo sabemos todo, pero en realidad no sabemos nada. Tras la resaca del megaconcierto y con todo el dinero de la campaña agotado, ya sólo le queda gobernar en una situación mundial muy complicada. Para empezar, ya ha dicho que habrá decepciones. Es un gran paso: el del dinamismo prometió pleno empleo.

2 comentarios:

Mike dijo...

Creo que los primeros 100 días de Obama serán bastante animados para la prensa española. Al tiempo.

Saludos!

Observador dijo...

Efectivamente, así lo creo. Va a haber Obama hasta en la sopa, y más con el empalago mental que tiene la izquierda española cada vez que se refieren a Obama.