lunes, 8 de junio de 2009

Europeas: de ilusión vive el hombre

Mariano Rajoy cree tener en el resultado de estas elecciones europeas la entrada para obtener las llaves del Palacio de la Moncloa. Nada más lejos de la realidad, y más sabiendo cuán lejos quedan las próximas elecciones generales (si Z. no las adelanta, y no las adelantará) y cuántos trucos y malabarismos puede hacer este gobierno zapateril en tanto tiempo.
En el discurso triunfalista del PP, parece no caber que frente a la participación del 46% en estas elecciones europeas, en 2008 fue nada menos que un 75,3%; un porcentaje de voto muy sensiblemente mayor al que Rajoy tiene que convencer, pero esta vez él mismo, y no a través de intermediarios como Mayor Oreja o Feijóo.
Y como Rajoy asegura que el electorado ha avalado la estrategia del Congreso de Valencia (sin entrar en un análisis detallado de los resultados, empezando por la participación), consistente en eliminar la democracia interna imponiendo candidatos de consenso, ahora Mariano Rajoy ha perdido voces inteligentes que podrían explicar mucho mejor que él, por ejemplo, el plan educativo que quieren los populares para España. Porque no es lo mismo que lo explique Monserrat Nebrera, persona con la que todos podemos tener discrepancias pero de inteligencia indiscutible, a que lo explique Mariano Rajoy, como lo hizo en el mitin de Ciudad Real: "Ven p'acá. Mira el modelo educativo que va a hacer el Partido Popular. Hay que estudiar mucho. Hay que saber mucho. Para pasar de curso hay que aprobar y para aprobar hay que apencar, porque así te irá mucho mejor en la vida, porque serás muy listo, porque sabrás de todo, tendrás un gran empleo, un gran sueldo y te irá muy bien. ¡Ale!". ¡Uff!
Mariano Rajoy puede pedir muchas cosas, algunas imposibles (como la de un cambio en la política económica de Z.) y creerse que por ganar unas elecciones europeas Zapatero debe abandonar La Moncloa. De ilusión vive el hombre, como la de creer que los resultados de unas europeas con un 46% de participación se proyectarán a una generales con un 75%.

3 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Creo que estamos ante el inevitable comienzo de la cuenta atrás,del principio del fin de Zapatero.
No veo que pueda aguantar contra las cuerdas y sin apoyos parlamentarios hasta el final de la legislatura.
El desgaste va ser tremendo, y esperemos que no se enroque y arrastre al país definitivamente en su caída.
Por otra parte,una reflexión,que esconde toda la esencia de esa "derrota dulce" de los socialistas:el peor Gobierno de la historia, y tienen más de 6 millones de votos fijos debido al granero que suponen Andalucia y Extremadura,que cada día se parecen más a "El Gatopardo" de Visconti.
Pues si...
Lo de Andalucia y Extremadura rural,es definitivo.
Saludos.

Llibert dijo...

No encuentro resquicio para la discrepancia. Creo que el PSOE quería esos resultados, que consolidan a Rajoy como candidato para las generales, a cambio de dos o tres escaños en Europa que solo importan a los que los han perdido. Está todo el pescado por vender todavía.
En otro orden de cosas ¿tiene algún criterio El Ala derecha respecto a la evidencia ya incontestable de que al electorado de derechas la corrupción le parece un valor añadido al candidato? ¿porque a ese mundo de -sobre el papel- valores morales, religiosos y patrios se la trae al paido que sus líderes sean un hatajo de mangantes?

El Ala Derecha dijo...

Tengo la opinión de que no es sólo al electorado de derechas, sino al de todos los colores, al que la corrupción le parece un valor añadido. Prefiero creer que no es así, y que el 54% del electorado se ha quedado en casa por no votar a partidos que toleran la corrupción y, que encima, creen que el ciudadano es tan gilipollas como para que le importe un pito si un político (que maneja dinero público) es culpable o no. Fabra dixit.
A tu segunda pregunta, me inquietaría saber que la izquierda no tiene ciertos valores morales y patrióticos (dejaremos la religiosidad en otro apartado), pero lo importante es que en la política española, a pesar de los muchos valores de que pueden presumir desde la izquierda hasta la derecha, faltan verdaderos valores políticos, síntoma inequívoco de la putrefacción del sistema partitocrático.
Te recomiendo que veas el video que hay tras el enlace de Monserrat Nebrera.
Un saludo.