domingo, 15 de marzo de 2009

Alcaraz, Sopena y el respeto a la Justicia

No ha llovido mucho, prácticamente nada, desde que desde la izquierda se pedía respeto a la Justicia cuando el juez Baltasar Garzón instruía el caso Gürtel entre cacería y cacería. Pero en el momento que la Audiencia Nacional sobresee las actuaciones contra Francisco José Alcaraz por un posible delito de injurias contra los altos organismos de la Nación (inhibiéndose, no obstante, a favor de los juzgados de instrucción por un posible delito de injurias al presidente del gobierno), Enric Sopena se ajusta los guantes de boxeo para escribir su análisis en su folleto digital "El Plural", titulado "Inmunidad judicial para quien dice que ZP es cómplice de ETA".
Hay algunas perlas que quisiera destacar:
"Ser juez, por lo visto, no garantiza la cordura ni evita el fanatismo."
"La impronta de la Inquisición o Tribunal del Santo Oficio no ha desaparecido de España. Ni la del Tribunal de Orden Público o la de los Consejos de Guerra sumarísimos".
" Esta violación ni puede ni debe quedar sin escarmiento. Para algo está el Consejo General del Poder Judicial. Si el Estado de Derecho bendice las barbaridades de un iluminado neocon como es Alcaraz –por emplear vocablos benevolentes- y castiga en cambio a un presidente ciertamente honorable como es Zapatero, apaga y vámonos. ¿Es que la derecha prefiere la selva al Estado de Derecho?"
Está visto que desde esa ultraizquierda piden respeto a la Justicia y a los jueces cuando de sus actuaciones se desprende salpicaduras al Partido Popular, pero arremeten con agrias descalificaciones e improperios cuando no se ven indicios de delito en las palabras de quien ellos llaman (hay que ver) iluminado neocon.
Lo más sorprendente, es que Enric Sopena juega al quimicefa mezclando peligrosamente a la Justicia con la derecha (excepto Garzón, claro) para más tarde preguntarse si esta derecha-justicia prefiere la selva al Estado de Derecho. Al Sr. Sopena habrá que contestarle: Pues no. Ni la derecha, por un lado, ni la Justicia, por otro, prefiere la selva al Estado de Derecho. ¿Y Enric Sopena, qué prefiere?
"Esta violación no puede ni debe quedar sin escarmiento. Para algo está el CGPJ", golpea Sopena desde el gulag mediático. Pues no. Para corregir las decisiones de los jueces y magistrados NO está el Consejo General del Poder Judicial.
Y por último, sólo una cosilla más. Serán los Juzgados de Instrucción quienes dirán si han existido injurias contra Z., la Audiencia Nacional sólo ha dicho que no hay injurias contra los altos organismos de la Nación. Pero, no obstante, hay que recordar que el Estado de Derecho no bendice, sino que ampara la libertad de expresión y la independencia judicial, incluida la libertad de expresión de Enric Sopena, a quien parece molestarle la independencia de los jueces y magistrados.

4 comentarios:

Mar García Cases dijo...

El Sopena es un maleducado, egocéntrico y prepotente. A mí me da que le excita extremadamente sentirse sodomizado por una extrema derecha que habita en su subconsciente. "Consciente" no creo que tenga.

Jose A. Jimenez dijo...

A mi me parece que es un resentido estupido,cuando no salgo de mi casa y me hacen ver lnoria,veo a este tipejo y a la iglesias y me dan unas ganas de romper la tele que no te puedes imaginar.
saludos

Mar García Cases dijo...

Si, si. El so-pena, la enana-calva y el cara-garrapiñá-del presentador-neutral te obligan a cambiar de canal para no morir de asco.

Jose A. Jimenez dijo...

Tienes un premio en mi blog cuando quieras pasa a por el.

Saludos