viernes, 11 de diciembre de 2009

Caso Haidar, lo que hay que ver

Entendamos que fue mayúsculo el error dejar entrar a una persona sin pasaporte en España, y no una persona cualquiera, sino una activista saharaui nacionalista. Y todos sabemos cómo se las gasta Marruecos con los activistas y, especialmente, en los apuros diplomáticos en que mete a España. (Definitivamente, Moratinos es un cándido que aún no ha aprendido cómo es la sutil diplomacia marroquí).
Ahora bien, Haidar presiona de manera vergonzosa a nuestro gobierno cuando dice que "no hace lo suficiente". ¿Qué más ha de hacer? ¿Declararle la guerra a Marruecos? Ahora es la izquierda la que pide firmeza con Marruecos y que, sin embargo... ¿alguien recuerda lo del islote de Perejil (sí, sólo un islote, pero todo un desafío a España).
Pero hay dos cosas que me producen asombro. La primera es Cayo Lara, quien se empeña en demostrar que es una persona que no tiene la aptitud para ser un político. Es decir, responsable con el cargo que ocupa. Debería haber mantenido la discreción necesaria en cuanto sus conversaciones con la Casa Real, antes y ahora, aunque lo que pueda recibir de la Casa Real sea perjudicial para el Gobierno (y beneficioso para IU (?)) Y la Casa Real, sabiendo lo bocazas que es Cayo Lara, ya podría saber a quién le manda según qué comunicados.
Lo segundo es la actitud de los artistas cejateros, ignorantes de la Constitución, que piden la intermediación "explícita" del Rey, y procuran que Zapatero, que preside la institución encargada de las relaciones internacionales y la diplomacia (el Gobierno), no aparezca ni sea salpicado. Y, como si de rizar el rizo se tratara, quien lo pide es el que acusó al PP de casi provocar un golpe de Estado. Es decir, quien tiene una idea tan concisa como ignorante (y repugnante) de cómo funcionan las instituciones y la política dentro de la Constitución.
Si lo que se trata es de manchar y salpicar a nuestro Rey, hacer ver que el Rey es autónomo, que ninguno de sus actos están refrendados por el Gobierno, en resumen, que el Rey vive al margen de la Constitución y del Ordenamiento Jurídico como su antecesor Luis XIV (L'Etat c'est moi), aparte de demostrar su total (repulsivo) desconocimiento de los engranajes constitucionales, demuestran su total falta de escrúpulos al querer que nuestro Rey juegue un papel "explícito" en el caso Haidar y, de paso, responsabilizarle (cuando la única responsabilidad es la del Gobierno) de lo que aquí acontece.
(El Rey no hace lo suficiente. Si Haidar muere el asesino será el Rey..., son sólo unos ejemplos de lo que podríamos oír en caso de que el Rey juegue un papel "explícito".)

3 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

El gravísimo error del Gobierno al dejarla entrar en Lanzarote sin pasaporte -violando la legalidad- coloca al Adalid de la Alianza de Civilizaciones entre la espada y la pared.
Sí Haidar muere, la responsabilidad moral es de Zapatero.
Amén de ésto,completamente de acuerdo con tu post.

Mike dijo...

Hola!

Tienes un merecido premio aquí.

Un abrazo y mucha felicidad en estos días y durante 2010.

pasoslargos dijo...

Aunque este no es el sitio por lo cual te pido disculpas, Feliz Navidad y prospero año nuevo para ti y los tuyos.

cierra españa.